Archivo de la categoría: 1978

El ciclista, Tim Krabbe

Pese a conocer razonablemente el panorama literario, pasado y presente, todavía es posible leer una novela desconocida de un autor desconocido. Y además, ha resultado una buena novela. Un tema menor, pero una buena novela.

Tim Krabbe fue, además de periodista y escritor, muy buen jugador de ajedrez y buen corredor ciclista, a pesar de empezar a correr a los treinta años.

Esta novela, de tintes autobiográficos, nos cuenta una carrera, el Tour del Mont Aigoual, desde dentro. La novela es solo eso, el relato de Krabbe, desde la cabeza del pelotón, o desde su cola, o desde la soledad del corredor escapado, del desarrollo de la carrera y de las impresiones y reflexiones de un corredor. En este caso el propio Krabbe.

Probablemente la novela no tenga interés excepto para un aficionado al ciclismo, pero para mi ha resultado muy interesante.

Además, la novela está repleta de anécdotas y de historias reales de ciclistas y de carreras de los años 60 y 70.

En resumen, una lectura entretenida, fácil breve y muy ilustrativa sobre la agonía del ciclista en una carrera.

Erecciones, eyaculaciones y exhibiciones. Charles Bukowski

Este es el primer libro de Bukowski que fue editado en España. Además, es uno de los pocos que yo todavía no había leído.

Estamos ante una colección de relatos, protagonizados por el propio Bokowski o alguno de sus alteregos, y gravitando sobre los temas habituales del autor: el vacío existencial, la hipocresía, la imposibilidad de la comunicación,…

Estos relatos fueron escritos en torno a 1970 y son un poco diferentes a los de sus otras colecciones. Bukowski se sale un poco de su historia habitual (mujeres, sexo, alcohol, carreras, broncas,…) y entra en otros rollos: violencia, alienación laboral, locura…. Creo que pierde un poco cuando lo hace.

Realmente disfruto del realismo sucio de Bukowski y de su humor negro.

Todos sus personajes esperan muy poco de la vida, por eso disfrutan lo que llega, cuando llega y como llega. La vida, para ellos, claramente no tiene propósito, destino u objetivo. Esa es la tesis filosófica fundamental de Bukowski y de su literatura.